Buscar

¿Cómo saber si mi bebé es intolerante a la lactosa?

¿Cómo saber si mi bebé es intolerante a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa en bebés es uno de los temas que cada vez preocupa más a las mamás, ya que cada vez se dan más casos. Ahora bien, no es lo mismo la intolerancia a la lactosa que la alergia a la leche de vaca. Son dos afecciones diferentes, por lo que tratar al bebé intolerante a la lactosa no es lo mismo que tratar a un bebé alérgico a la leche.

Es precisamente por eso por lo que en este artículo te daremos las claves para entender qué es la intolerancia a la lactosa en bebés y cómo se puede tratar.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa en bebés?

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad que tiene el organismo para digerir la lactosa, que es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y en otros productos de origen lácteo. Esta intolerancia se produce cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa, que es la encargada de digerir la lactosa. Al no tener suficiente enzima lactasa, la lactosa no se digiere completamente y permanece en el intestino (pasa al colon) y allí es fermentada por la flora intestinal, generando gas y sustancias que hacen que las heces sean más líquidas, todo esto causa problemas y molestias gastrointestinales.

Intolerancia a la lactosa en bebés prematuros

Los bebés que han nacido de forma prematura pueden presentar intolerancia a la lactosa con mayor facilidad. Esto ocurre porque estos bebés, por norma general, suelen tener un sistema digestivo inmaduro, lo que no les permite digerir correctamente la lactosa.

Los niños que han nacido a término, es decir, en fecha, no suelen mostrar signos de intolerancia a la lactosa hasta que no tienen, al menos, 3 años de edad. La verdadera intolerancia se muestra cuando son un poco mayores.

Aun así, tu bebé puede mostrar algunos síntomas que señalen una intolerancia a la lactosa. En estos casos, lo mejor siempre será acudir al pediatra para que determine qué es lo que realmente le ocurre a tu pequeño.

Cómo saber si mi bebé es intolerante a la lactosa

A pesar de que la lactosa no llega a ser tan peligrosa como las alergias, es importante detectar lo antes posible si tu bebé tiene problemas para tolerar la lactosa. Una buena forma de comprobar si tu bebé es intolerante a la lactosa es eliminar todos los productos lácteos de la dieta de tu hijo durante, al menos, dos semanas.

Tras estas dos semanas sin productos lácteos, vuelve a introducir algunos de ellos, pero poco a poco, de forma gradual. Si los síntomas vuelven a aparecer, es muy probable que el pequeño no tolere la lactosa.

Pero si quieres asegurarte antes, la mejor opción es acudir al pediatra para que le realice la prueba de hidrógeno en el aliento. Así comprobará si realmente es intolerante a la lactosa o no.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa en bebés

Al igual que pasa con todas las afecciones y enfermedades, la intolerancia a la lactosa se presenta en bebés con síntomas muy concretos:

  • Diarrea
  • Cólicos abdominales
  • Hinchazón abdominal
  • Gases
  • Llanto descontrolado
  • Sonidos en la tripa
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida de peso

Los síntomas se suelen presentar entre 30 minutos y 2 horas después de comer o beber productos lácteos.

Cómo tratar la intolerancia en bebés

Si detectas alguna anomalía en tu bebé relacionada con la intolerancia a la lactosa, lo primero que debes hacer es acudir al pediatra. El especialista será quien te dé las mejores indicaciones acerca de la intolerancia a la lactosa y de cómo tratar al bebé intolerante a la lactosa. El médico realizará los exámenes adecuados para comprobar si realmente es intolerancia a la lactosa. Además, tras comprobar los resultados, el médico te dará las pautas para seguir el tratamiento.

A la más mínima duda, tendrás que suprimir los lácteos de la dieta del bebé, siempre con la supervisión y recomendación del pediatra, ya que él será la persona que te dará las indicaciones para que al bebé no le falte ningún nutriente en su alimentación diaria.

¿Puede seguir tomando calcio el bebé?

A pesar de tener intolerancia a la lactosa, el bebé puede y debe seguir consumiendo calcio, ya que hoy en día existen productos lácteos a los que se les ha eliminado la lactosa. Consulta con tu pediatra qué alimentos puede tomar para asegurar el aporte adecuado de calcio.

Además, el calcio no solo se obtiene de los lácteos. Existen muchos alimentos ricos en calcio que tu bebé podrá tomar, siempre y cuando ya haya comenzado a ingerir alimentos sólidos. Los vegetales de hoja verde oscura, como las espinacas crudas o los berros crudos, son fuente de calcio. Los frutos secos como las avellanas o las legumbres como las judías pintas son otras opciones que el bebé podrá tomar, ya sea sólido o en puré, todo depende de la edad del pequeño, para conseguir el calcio que necesita.

Claro está que antes de comenzar una nueva dieta para el bebé, tendrás que hablar con el pediatra para que te dé las indicaciones acerca de la alimentación del bebé. Te ayudará a que tu hijo esté muy sano y a que no le falte ningún nutriente.

 

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

 

Artículos relacionados

¿Por qué tiene mi bebé el culito irritado?...

Un problema común al que deben enfrentarse algunos papás y mamás es el culito irritado del bebé. Su piel aparece...

Leer más

A mi bebé le suena la barriga, ¿es normal?

Durante la fase de desarrollo del bebé, el ruido en la barriga del pequeño es una de las grandes preocupaciones...

Leer más

¿Cómo hacer que el bebé haga caca?

Las deposiciones del bebé son uno de los temas primordiales al hablar de la nutrición del pequeño. No solo es...

Leer más

Regurgitación en bebés: qué es y cómo trat...

La regurgitación en los bebés es bastante habitual, especialmente durante el primer año de vida, ya que su cuerpo y...

Leer más