Buscar

La leche materna...¿tiene lactosa?

La leche materna...¿tiene lactosa?

La intolerancia a la lactosa en bebés es una de las cuestiones que más preocupan a las mamás. Por este motivo, muchas de ellas suelen preguntarse si la leche materna tiene lactosa, para evitar intolerancias y problemas con sus bebés si son intolerantes.

A continuación, te explicaremos si la leche materna contiene lactosa o no y cómo puede afectar esto a nuestro bebé si sufre de intolerancia. 

Qué es la lactosa

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en los lácteos, principalmente en la leche. Para que el cuerpo pueda procesar la lactosa, necesita una enzima conocida con el nombre de lactasa. La intolerancia a la lactosa se produce, entonces, cuando el intestino delgado no produce la suficiente cantidad de lactasa que le permita procesar el azúcar de los lácteos. 

Para qué sirve la lactosa en bebés

Además de ser una buena fuente de energía, la lactosa ayuda a los bebés a seguir fabricando la enzima lactasa. Asimismo, según los últimos estudios realizados, la lactosa podría influir en la absorción de calcio y otro tipo de minerales como, por ejemplo, el zinc.

¿La leche materna tiene lactosa?

La leche materna sí contiene lactosa y, además, es necesaria. ¿Por qué? Porque la lactosa de la leche materna de hecho es el hidrato de carbono más importante en la leche materna y el más abundante ya que representa el 90% respecto al total de hidratos de carbono

Hay que tener en cuenta que la leche de la mamá tiene incluso más lactosa que la leche de vaca, de manera que es más dulce y, por ello, la leche materna es la preferida de los bebés. Además, aporta casi el 40 % de las calorías que los bebés deben tomar.

¿Existe la intolerancia a la leche materna?

Los niños que han nacido a término no suelen presentar intolerancia a la lactosa hasta pasados al menos los 3 primeros años. Los bebés prematuros pueden mostrar signos de intolerancia a la lactosa ya que presentan un sistema digestivo inmaduro, lo que no les permite digerir bien la lactosa. Pero ya sabes que en caso de tener cualquier duda, lo mejor es siempre consultarlo con el pediatra.

¿Puedo dar el pecho si mi bebé es intolerante a la lactosa?

A pesar de que no es lo común, es cierto que tu bebé puede sufrir episodios de intolerancia a la lactosa. Puede ocurrir que el bebé sufra un tipo de intolerancia a la lactosa temporal causada por ejemplo tras una gastroenteritis, en la que se produce un daño intestinal que provoca que se genere menos lactasa. Este tipo de intolerancia suele ser transitoria recuperándose a las pocas semanas. ¿Qué hacer en esos casos? ¿Le damos el pecho o suspendemos la lactancia materna?  Si sospechas que tu bebé es intolerante a la lactosa lo mejor es que lo consultes con el pediatra, él te dirá la mejor dieta para el bebé. 

Qué hacer si mi bebé es intolerante a la lactosa

Si crees que tu bebé es intolerante a la lactosa, lo mejor será consultarlo con el pediatra. Él te dirá si realmente tiene intolerancia a la lactosa y en caso de que así sea, cuál es el grado de intolerancia de tu bebé y qué debes hacer.

¿Cómo saber si mi bebé es intolerante a la lactosa?

Es probable que nunca te hayas visto en la situación de tener un bebé con intolerancia a la lactosa, es por eso por lo que es fundamental conocer los síntomas. ¿Cómo saber si el bebé es intolerante a la lactosa? Presta especial atención a estos signos en tu bebé:

  • Retortijones constantes
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Calambres
  • Gases
  • Llanto después de las tomas
  • Ganar menos peso y menos talla.

Si tu bebé muestra algunos de estos síntomas, lo mejor será que lo consultes con el pediatra para saber cuál es el grado de intolerancia a la lactosa de tu hijo.

Alergia o intolerancia a la lactosa: no es lo mismo

En muchas ocasiones, se suele confundir tener alergia a la leche con tener intolerancia, pero no es lo mismo. Es cierto que algunos síntomas pueden ser similares, sin embargo, son dos afecciones diferentes. 

En el caso de la intolerancia, el bebé puede sentirse mal, ya que el organismo no es capaz de procesar la lactosa y, aunque tiene riesgos, no es tan peligroso. La alergia, por su parte, se produce cuando el organismo identifica a la lactosa como una amenaza, por lo que intenta defenderse de ella. Esto desencadena una serie de mecanismos relacionados con el sistema inmune provocando síntomas que van  desde rojeces hasta un shock anafiláctico. Las alergias pueden resultar mortíferas y es necesario tener especial cuidado con ellas.

Si sigues teniendo alguna duda acerca de la lactosa y de la intolerancia a la leche materna, consúltalo con el pediatra.

 

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

 

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

 

 

 

Bibliografía:

 

Kobayashi A, Kawai S, Obe Y, Nagashima Y. Effects of dietary lactose and lactase preparation on the intestinal absorption of calcium and magnesium in normal infants. Am J Clin Nutr 1975;28:681-3.

 

 

Artículos relacionados

Cómo saber si tengo mastitis

La mastitis es una afección frecuente que aparece en torno en un 10% de las mujeres lactantes de todo el...

Leer más

¿Qué hacer si no puedo dar el pecho?

La leche materna es la única alimentación recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante los primeros meses...

Leer más

Echo de menos al bebé, ¿qué hacer?

Echar de menos al bebé cuando volvemos al trabajo después de la baja maternal es un sentimiento muy habitual, y...

Leer más

¿Por qué la leche materna es la mejor?

Siempre hemos escuchado que la lactancia materna es el mejor alimento que se le puede ofrecer a un recién nacido,...

Leer más