Descubre cuáles serán los primeros movimientos de tu bebé y lo que significan.

 

 

 

Desde que nace, tu bebé va logrando una serie de hitos físicos y mentales que son el resultado del crecimiento y el desarrollo de su cerebro. Se pasará las primeras semanas durmiendo (12 20 horas al día), comiendo (cada 2-4 horas), llorando y haciendo movimientos reflejos involuntarios en respuesta a estímulos, como los siguientes:

  • Reflejo de búsqueda: Si tocas o rozas la mejilla de tu bebé con el dedo, el pezón o la tetina, girará la cabeza en esa dirección y abrirá la boca para "engancharse". Este reflejo ayuda al bebé a encontrar el pecho o el biberón y empezar a alimentarse
  • Reflejo de succión: Cuando algo toque sus labios o su paladar, el bebé empezará a succionar. De esta forma se estimula la deglución y el bebé se calma. Los bebés tienen también el reflejo de llevarse la mano a la boca junto con el reflejo de engancharse al pecho y succionar y pueden chuparse los dedos o las manos
  • Reflejo de sobresalto: Ya experimentaste sus primeros movimientos reflejos de sobresalto con sus patadas en el útero. Estos movimientos repentinos y bruscos y el llanto como respuesta a ruidos fuertes o movimientos rápidos desaparecen en 5-6 meses
  • Reflejo de marcha: Si sostienes a tu bebé con la planta de uno de sus pies apoyada en una superficie firme, tenderá a dar un paso con el otro pie. Este reflejo suele desaparecer al segundo mes
  • Reflejo de prensión: Coloca un dedo en la palma de una de las manos de tu bebé, o en la planta de uno de sus pies y te lo agarrará con fuerza. La fuerza de un recién nacido puede ser sorprendente

Los movimientos reflejos ayudan a determinar que la actividad cerebral y neurológica es normal y pueden durar varias semanas o varios meses.

¿Por qué es importante la alimentación?

El pediatra es quien mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu bebé.

Una buena alimentación es un factor clave para ayudar a tu bebé a lograr hitos fundamentales en su desarrollo. Los nutrientes esenciales que aporta una dieta equilibrada favorecen el crecimiento y el desarrollo de tu bebé y son especialmente importantes en las primeras etapas de la vida. Si le estás dando el pecho, recuerda que la calidad y la cantidad de la leche dependen de que tu ingesta de alimentos sea adecuada, por lo que es fundamental que sigas una dieta equilibrada que contenga cantidades suficientes de nutrientes, no solo para tu salud y bienestar, sino también para el desarrollo adecuado de tu bebé.