Averigua qué cantidad de vitamina D necesita el bebé y cómo proporcionársela.

 

 

 

Vitamina D

La vitamina D contribuye a la formación y al mantenimiento de huesos y dientes sanos. Favorece la asimilación de calcio y fosfato por el organismo del bebé, que a su vez son necesarios para la formación de huesos y dientes sanos.

¿Qué cantidad de vitamina D necesita el bebé?

La ingesta diaria recomendada para los niños y bebés es de 10 µg (400 UI) de vitamina D al día.

Como el bebé obtiene de la madre la vitamina D necesaria durante el embarazo y la lactancia, se recomienda a las madres tomar suplementos de 10 microgramos [μg] diarios de vitamina D para asegurar el aporte a la madre y al niño. Consulta con el pediatra qué suplementos son adecuados para el bebé durante la lactancia natural. La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para el bebé.

Los lactantes alimentados con fórmulas artificiales, ¿necesitan suplementos de vitamina D?

Si estás alimentado a tu hijo con una leche infantil artificial, consulta con el pediatra la necesidad de darle suplementos de vitamina D. Si tienes dudas acerca de la composición de la fórmula infantil que estás utilizando, pide consejo al pediatra.

¿Dónde se encuentra?

La piel produce vitamina D cuando está expuesta al sol en los meses de verano; el tiempo que conviene exponerse al sol para producir suficiente vitamina D varía con cada persona, y depende de factores como el tipo de piel, la hora del día y la época del año. Sin embargo, no hace falta broncearse: la cantidad de sol que tu piel necesita para producir suficiente vitamina D es menor que la exposición necesaria para broncearse o quemarse. Si eres de piel oscura o te proteges siempre del sol, puedes tener un riesgo mayor de deficiencia de vitamina D. Pide consejo al médico si ese es tu caso.

Fuentes alimentarias de vitamina D

La vitamina D se encuentra naturalmente en los pescados azules (como el salmón, la caballa y las sardinas), los huevos y la carne. Algunos fabricantes la añaden a los cereales del desayuno, derivados de la soja o lácteos, leche en polvo y mantequillas o margarinas.