Buscar

Consejos para ayudar al bebé a expulsar gases

Consejos para ayudar al bebé a expulsar gases

Ayudar al bebé a expulsar gases es fundamental. En los primeros meses de vida es muy común que los bebés traguen aire cuando comen, ya que no controlan la técnica de succión. Además, los gases son muy molestos para los bebés, por lo que es importante ayudarles a que los expulsen, pues aún no saben cómo hacerlo solos.

La incomodidad que generan los gases puede ser muy intensa y, por tanto, pueden provocar el llanto del bebé. Eso sí, no debemos confundir gases con cólicos, ya que estos últimos son más dolorosos y molestos que los gases. En nuestro artículo Qué es un cólico te explicamos con detalle en qué consiste esta condición, pero si tienes dudas al respecto consúltalo con el pediatra.

¿Por qué mi bebé tiene gases?

Los gases del bebé se pueden producir por diferentes motivos, y no solo por la entrada de aire durante las tomas. Los gases también pueden producirse por un llanto excesivo, por intolerancias o por problemas digestivos que el bebé presente. Es por eso que debemos distinguir entre los tipos de gases que existen: los estomacales y los intestinales.

  • Gases estomacales: se producen cuando entra aire durante las tomas o en los períodos de llanto severo. Por norma general, este tipo de gases se alivian eructando. Si el bebé no puede por sí mismo, ayúdalo.
  • Gases intestinales: se originan normalmente por tener una flora intestinal que produce muchos gases, aunque también puede producirse por condiciones digestivas como, por ejemplo, las intolerancias. Las intolerancias deben de ser diagnosticadas por el pediatra, por lo que, si crees que la leche que le proporcionas le está sentando mal a tu bebé y que, por eso, tiene muchos gases, consúltalo con el profesional sanitario. Él será el encargado de determinar si es una intolerancia alimenticia o si el nivel de gases que tiene tu bebé entra dentro de lo establecido.

La creencia popular es que, tras ayudarles con unas palmaditas suaves en la espalda, los bebés expulsan los gases después de las tomas. No obstante, esto no es algo que hacen todos los pequeños, algunos de ellos simplemente no expulsan los gases tras las tomas. Así que, si tu bebé no lo hace y no se queja por ello, no debes preocuparte, los expulsará en las siguientes horas.

Eso sí, si notas que el bebé está molesto durante o después de las tomas puede que sea porque no puede expulsar los gases por sí mismo y necesita ayuda para hacerlo. No olvides consultar al pediatra en este tipo de ocasiones, ya que será la persona más indicada para decir qué es lo que tienes que hacer.

¿A qué edad es más común que el bebé tenga gases?

Por norma general, lo común es que el bebé tenga más gases durante los 3 primeros meses de vida, esto se debe a que el tubo digestivo y los intestinos están madurando aún. Al no estar maduros del todo, la zona es mucho más sensible y se producen estos gases que suelen ser molestos para los bebés.

A los 6 meses, el bebé también puede experimentar un período de gases debido a que se comienza con la dieta diversificada y, en muchos casos, se empieza a dar la leche en fórmula. Esto implica que el pequeño empieza a ingerir nuevos alimentos y que estos pueden causar algunos gases en su sistema. Lo mismo ocurre cuando cumple un año y se amplía la cantidad de alimentos sólidos que come.

Si optas por alimentar a tu bebé con leche de fórmula como parte de una dieta diversificada, como la de Enfamil Premium COMPLETE 2, recuerda que es importante darle el biberón de forma adecuada para evitar que trague demasiado aire durante las tomas y reducir, así, la posibilidad de que posteriormente tenga gases. En nuestro artículo Cómo alimentar a un bebé con biberón, compartimos algunas claves para hacerlo de forma adecuada. 

Consejos para ayudar al bebé a expulsar gases

Existen algunos consejos para ayudar a sacar los gases del bebé:

  • Aliméntalo en una postura recta: ten en cuenta que cuanto más encogido o tumbado esté el bebé, más gases puede acumular. Es por eso por lo que te recomendamos alimentar al bebé lo más erguido posible.
  • Saca el aire con cierta frecuencia: no esperes a que tu bebé termine de comer para ayudarle a expulsar los gases. Intenta hacer que expulse el aire cada pocos minutos si le das el biberón como parte de una dieta diversificada, o bien, al hacer el cambio de pecho si lo alimentas con lactancia materna, hacerlo eructar con cierta frecuencia evitará que acumule gases. Si no consigues que eructe al final de las tomas, no te preocupes, déjalo e inténtalo un poco más tarde. A medida que van creciendo, aprenderán a expulsar los gases más rápidamente.
  • Hazle la bicicleta: si tu bebé tiene ciertas molestias, puedes probar a hacerle la técnica de la bicicleta. ¿En qué consiste? Tendrás que colocar al bebé acostado boca arriba sobre una superficie plana, como el cambiador, la cama o la cuna, cogerle las piernas e ir moviéndolas con suavidad, como si estuviera pedaleando en una bicicleta. Este movimiento de piernas hará que el bebé pueda expulsar los gases, aunque por la parte inferior del cuerpo.
  • Masajes en la tripa: los masajes en la tripa le ayudarán a aliviar las molestias causadas por los gases. Tendrás que darle un pequeño masaje con movimientos circulares y en el sentido de las agujas del reloj. No es necesario presionar durante el masaje.
  • Aporta calor a la zona: el calor tiene efecto analgésico, de ahí a que el dolor y las molestias por los gases se vean atenuadas. Puedes darle calor con tus propias manos o hacerlo con una toalla mojada en agua tibia. Asimismo, existen algunas almohadas y bandas térmicas diseñadas para bebés.
  • Evita que se ponga muy ansioso antes de comer: no esperes a que tu bebé esté muy hambriento para darle la toma. Si llora por tener hambre, es probable que trague más aire a la hora de comer por el ansia. Procura que esté calmado y tranquilo a la hora de comer. Ofrécele las tomas con mayor frecuencia y menor cantidad para evitar los gases.
  • Comprueba la boquilla de la tetina: comprueba bien el biberón. El orificio de la tetina no debe ser ni muy grande ni muy pequeño.

Gases en el bebé, ¿cuándo contactar con el pediatra?

Si notas que tu bebé está molesto e incómodo tras las tomas de manera persistente, deberás acudir al pediatra para que te dé una valoración. Si presenta dolor o incomodidad frecuente, u otros síntomas como vómitos, diarrea o fiebre, acude al pediatra para que pueda examinar al bebé y determinar cuál es el origen de la molestia.

Artículos relacionados

Regurgitación en bebés: qué es y cómo trat...

La regurgitación en los bebés es bastante habitual, especialmente durante el primer año de vida, ya que su cuerpo y...

Leer más

¿Por qué tiene mi bebé la barriga hinchada?

Ver a un bebé con la barriga hinchada suele llamar mucho la atención, ya que pensamos que puede tener algún...

Leer más

Cómo cortar la diarrea en bebés

Las deposiciones del bebé son uno de los temas que más preocupan a los padres, especialmente en el caso de...

Leer más

¿Por qué vomita mi bebé la leche materna?

La lactancia materna es el mejor alimento para bebés que existe. Es el más equilibrado, ya que contiene todos los nutrientes necesarios...

Leer más