Buscar

Mi bebé vomita fórmula infantil a menudo ¿qué hacer?

Mi bebé vomita fórmula infantil a menudo ¿qué hacer?

La regurgitación o los vómitos de la leche en fórmula es más habitual de los que pueda parecer en un principio. Es por eso por lo que, si en algún momento te preguntas por qué mi bebé la vomita, en este artículo te ayudamos a aclararlo explicándote las causas más habituales por las que se produce la regurgitación de leche en fórmula y cuándo acudir al pediatra.

¿Por qué mi bebé vomita la leche en fórmula?

La regurgitación en los bebés puede parecer alarmante, pero ciertamente es algo muy normal en bebés menores de 12 meses. La regurgitación sucede porque el músculo que normalmente retiene el contenido del estómago es aún inmaduro. Al no estar suficientemente desarrollado, aún no es capaz de retener lo que el pequeño ingiere, como por ejemplo la leche en fórmula. Estos vómitos que parecen tan alarmantes, se dan cuando el bebé ingiere algo y luego se mueve demasiado, o bien cuando ha comido hasta llenarse mucho.

Así que si tu bebé regurgita sin llorar y de forma tranquila, no deberás preocuparte porque es algo normal en menores de un año. Es a partir del año cuando el músculo empieza a madurar y a retener el contenido estomacal, por lo que los vómitos se irán haciendo menos frecuentes.

Si este es el caso, no debes estar preocupada por posibles intolerancias, reflujo gastroesofágico o problemas estomacales. No obstante, si prefieres descartar estas condiciones, puedes consultarlo con el pediatra para que le haga un examen a tu hijo y comprobar que todo está bien.

Para evitar que tu bebé vomite la leche en fórmula, es importante que lo mantengas erguido durante las tomas o inmediatamente después de las mismas. También es recomendable que le ayudes a expulsar los gases tras las tomas para evitar que se acumule aire en su estómago, esto ayudará a disminuir el número de vómitos. Si quieres algunas recomendaciones respecto a este proceso, en nuestro artículo Consejos para ayudar al bebé a expulsar gases te las damos.

Diferencias entre vómitos y regurgitación en bebés

A pesar de que muchas personas piensan que es lo mismo, no lo es. Los vómitos y la regurgitación tienen sus diferencias. ¿Cuáles son? Vamos a verlas.

Regurgitación

Por norma general, los bebés recién nacidos pueden regurgitar parte de la leche. Esto suelen hacerlo tanto durante la comida como después de haber comido. En la regurgitación, la leche sube de forma espontánea hacia fuera de la boca del bebé, a veces en forma de eructo. Es precisamente por eso por lo que la regurgitación también es conocida como reflujo gastroesofágico. ¿Por qué se produce? Porque el anillo muscular que se sitúa justo al principio del estómago no se cierra por completo. La comida baja y sube sin nada que la frene.

Suele disminuir a medida que los bebés van creciendo y su sistema digestivo va siendo más maduro. En general, desaparece antes de que el bebé llegue al año de vida. En caso de dudas, te recomendamos que lo consultes con el pediatra.

Vómitos

Mientras que el reflujo gastroesofágico no es nada violento, los vómitos sí que pueden serlo. Ocurren cuando los músculos abdominales y el diafragma se contraen de forma fuerte mientras el estómago se relaja. Esto provoca que la expulsión de leche vaya acompañada de contenido estomacal y que sea una expulsión más violenta y desagradable. Es recomendable visitar al pediatra.

Cuándo ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé

Es normal que, aun sabiendo que son comunes, te preguntes cuándo es el momento de ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé. Si tu bebé muestra las siguientes señales aparte de la regurgitación, y sobre todo si esta aumenta, te recomendamos ir al pediatra.

  • Llanto fuerte y/o prolongado durante o tras las tomas.
  • Gestos de dolor.
  • Irritabilidad. 
  • Pérdida de peso.
  • Estancamiento del peso.
  • Ruidos fuertes en la tripa.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea
  • Arcadas y vómitos.

Si tu bebé muestra algunas de estas señales, podría indicar que las regurgitaciones son producto de alguna condición digestiva, por lo que se recomienda acudir al pediatra con tu hijo para que haga un diagnóstico y te dé el mejor tratamiento.

Si el pediatra recomienda cambiar la leche de fórmula 

Es importante consultar previamente al pediatra ante cualquier modificación que deseemos hacer en la dieta del pequeño. Si deseamos hacer el cambio porque pensamos que la leche de fórmula actual no sienta bien al bebé, debemos conversarlo con el especialista, indicando las señales que hemos observado.

Recuerda que cualquier cambio de fórmula debería ser supervisado antes por el pediatra.
Si el médico ha recomendado finalmente cambiar la marca de leche del bebé, entonces puedes seguir algunos consejos para hacer esta modificación de manera correcta. Su sistema digestivo no está del todo desarrollado, por eso su alimentación ha de ser supervisada. De ese modo, el proceso que ha de llevarse a cabo debe ser observado para detectar cualquier tipo de alteración.

Lo primero que debes hacer es informarte sobre los tipos y marcas de leche artificial. Es muy importante descartar opciones y decantarte por la que va a satisfacer adecuadamente las necesidades nutricionales de tu pequeño en función de su edad.

Las propiedades de Enfamil Premium COMPLETE 2

Enfamil Premium COMPLETE 2 es una leche de continuación capaz de cubrir las necesidades nutricionales del bebé a partir de los 6 meses de edad, formando parte de una dieta diversificada y equilibrada. Sus propiedades son múltiples:

  • Ayuda al desarrollo visual: Enfamil Premium COMPLETE 2 contiene el nivel recomendado por numerosos expertos de DHA, un tipo concreto de Omega 3 que contribuye al desarrollo visual normal en niños hasta los 12 meses de edad, con una ingesta diaria de 100 mg de DHA.
  • Ayuda al desarrollo cognitivo: el hierro que forma parte de su composición ayudará a su sistema inmune y a su normal desarrollo cognitivo.
  • Ayuda al crecimiento del niño: el zinc que contiene es esencial para su crecimiento y el calcio para los dientes y huesos.
Fortalece los huesos: también contiene vitamina C para fortalecer el sistema inmune y la vitamina D para que los huesos crezcan fuertes.

Comprar ahora

 

¿Te ha gustado este artículo? Entonces te invitamos a registrarte en el Club Enfamamá para acceder a información de calidad para que puedas acompañar a tu bebé en cada etapa. ¡Apúntate!

Artículos relacionados

Regurgitación en bebés: qué es y cómo trat...

La regurgitación en los bebés es bastante habitual, especialmente durante el primer año de vida, ya que su cuerpo y...

Leer más

¿Por qué tiene mi bebé la barriga hinchada?

Ver a un bebé con la barriga hinchada suele llamar mucho la atención, ya que pensamos que puede tener algún...

Leer más

Cómo cortar la diarrea en bebés

Las deposiciones del bebé son uno de los temas que más preocupan a los padres, especialmente en el caso de...

Leer más

¿Por qué vomita mi bebé la leche materna?

La lactancia materna es el mejor alimento para bebés que existe. Es el más equilibrado, ya que contiene todos los nutrientes necesarios...

Leer más