Buscar

Mi bebé no quiere biberón, ¿qué hacer?

Mi bebé no quiere biberón, ¿qué hacer?

La lactancia materna es el mejor alimento para tu bebé, pero cuando esta no es posible, la leche en fórmula es el sustituto adecuado. Aún así, es posible que cuando llegue el momento de recurrir al biberón, ya sea con leche materna o leche en fórmula, te encuentres con la negativa del pequeño a aceptarlo. Muchos bebés no aceptan el biberón de primeras. Es importante entender que el proceso de adaptación requiere tiempo y, en ocasiones, aplicar ciertas estrategias. Pero ¿qué hacer si mi bebé no quiere biberón?

Si tu pequeño está pasando por esta situación, en Enfamil te recomendamos usar algunos de los consejos y trucos para que acepte el biberón que te indicaremos a continuación, con la finalidad de facilitarle el proceso.

Consejos para que el bebé acepte el biberón con mayor facilidad

La toma del biberón requiere un proceso de adaptación para el pequeño y no podemos esperar que lo acepte de inmediato. Es posible que tarde unos días en adaptarse al biberón, por lo que tendrás que ser paciente y cuidadoso a la hora de dárselo al bebé. Tras elegir la leche para bebés que le darás al pequeño como parte de una dieta diversificada en la que se incluyen otros alimentos, llegará el momento de poner en práctica algunas de las recomendaciones y consejos para facilitar el proceso de adaptación al biberón.

Ten en cuenta que cada bebé tiene un ritmo y que unos aceptarán el uso del biberón antes que otros. Así que no lo compares con otros bebés. Tu bebé encontrará la forma de sentirse cómodo con el biberón.

Ofrece el biberón tras una toma de pecho

Si estás ofreciéndole al bebé la lactancia mixta, dale el biberón después de una toma de pecho. Es recomendable ofrecer el biberón justo antes de terminar la toma, ya que el bebé estará receptivo a seguir comiendo. Es una de las formas más fáciles de acostumbrar al pequeño al biberón. Aún así, es posible que las primeras veces no esté tan receptivo como desearías, por lo que es recomendable que seas paciente.

Deja que otra persona lo haga

Es una buena idea que esos primeros biberones no se los des tú como madre, sino que se encargue otra persona, como el padre. Ten en cuenta que si el bebé está en tu regazo, puede buscar tu pecho para mamar como ha estado haciendo en los primeros meses y darle otra cosa que no sea esto, puede resultar muy confuso para el pequeño.

Crea un ambiente relajado

Para lograr que el bebé tome el biberón, deberás crear un ambiente relajado. Es importante no perder la paciencia y no forzar al bebé, tampoco es recomendable esperar hasta que tenga mucha hambre pensando que así lo aceptará, pues esto puede generar aún más frustración en el pequeño. Si no quiere después del tercer intento, mejor déjalo para la siguiente toma.

Mi bebé no quiere el biberón, ¿qué hacer?

Si después de intentar todo lo anterior, tu bebé sigue sin aceptar el biberón, te sugerimos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Cambia la tetina

La tetina puede ser uno de los motivos por los cuales el bebé no acepta el biberón. Es recomendable elegir una tetina con una textura y un tamaño similar al del chupete. De esta forma, se sentirá más familiarizado y aceptará el biberón mucho antes.

Déjalo que juegue con la tetina y el biberón

El bebé tiene que acostumbrarse al biberón, de ahí que recomendemos que le dejes jugar con la tetina y con el biberón. No fuerces al pequeño a comer directamente y deja que explore el nuevo accesorio a su ritmo. Si lo obligas, tardará mucho más en aceptar el biberón.

Coloca un poco de leche materna en la tetina

Este truco funciona en algunas ocasiones, ya que el bebé succionará de la tetina para seguir tomando leche materna, así que no viene mal probarlo.

Prueba con distintas opciones

Si nada de esto funciona, tendrás que barajar otras alternativas que pueden estar haciendo que el bebé no quiera tomar el biberón, por eso te sugerimos:

  • Cuidar la postura: es importante encontrar una postura cómoda para el bebé. Prueba con posiciones diferentes hasta dar con la que le gusta.
  • Tener cuidado con la temperatura: vigila la temperatura del biberón. Es posible que estés dándole la leche demasiado fría o demasiado caliente. Comprueba la temperatura y prueba a variarla un poco.
  • Probar con diferentes horas del día: eso sí, nunca cuando el bebé tenga mucha hambre, simplemente cuando el bebé esté receptivo.

Es importante que no se realicen cambios sin antes haber probado en varias ocasiones la misma técnica, solo así sabrás que es lo que no ha funcionado y podrás desecharlo tras haberlo probado varias veces. Ten en cuenta que no hay un manual escrito sobre el tema y que cada bebé es distinto, por eso es posible que tu hijo no quiera el biberón a una hora pero que, a las dos horas, sí lo acepte. ¡Probar es la clave!

¿Y si nada de esto funciona?

Si tu bebé no quiere el biberón y, tras probarlo, ninguna de las recomendaciones anteriores te funcionan, la mejor opción es consultar con el pediatra y evaluar la alternativa de pasar directamente al vaso de entrenamiento. Algunos bebés se adaptan mejor a esta opción y nunca usan el biberón.